Muchas mujeres embarazadas anhelan ver a su bebé lo más pronto posible, es por eso que el ultrasonido en 3D y 4D no sólo es una opción para conocerlo por primera vez, sino que también es de gran ayuda para detectar malformaciones o algún otro mal que los doctores podrían tratar.

Por esta razón, los especialistas recomiendan que el mejor momento para realizar un ultrasonido sea entre la semana 26 y la 30, donde el bebé tendrá muy poca grasa bajo la piel, por lo tanto los huesos de su rostro se verán a través de su piel.

Sin embargo si la placenta está en la parte de enfrente, es recomendable realizarlo hasta la semana 28 y con esto se obtendrá las mejores imágenes.

No hay garantía de que en un ultrasonido se pueda ver la cara del bebé porque muchas veces está viendo hacia la espalda, y quizás te tengas que conformar con solo ver sus dedos, manos y pies.

Hacerse un ultrasonido siempre es emocionante, por lo tanto consulta a tu médico ginecólogo para decidir cuándo será el día y la hora en que debes realizarlo.

Fuente: información tomada del sitio Babycenter: https://espanol.babycenter.com/